jueves, febrero 15, 2018

Murió el poeta… En el adiós de Beibuh

Murió el poeta, lejos del hogar, como diría el poeta del poeta que murió desterrado, lejos de la patria, lejos de un patio de Sevilla y de un huerto claro donde madura el limonero.
Hace unos pocos meses en los Campamentos de Refugiados Saharauis, lejos de su querida tierra, lejos de Saguia el Hamra, perdió la vida el gran poeta saharaui Beyebuh. El camello blanco que lo aguardaba para su último viaje emprendió la marcha hacia la eternidad.
La última vez que le vi  estaba durmiendo, fui a despedirme porque al día siguiente me iba de viaje, saludé y entré. El poeta estaba tendido de costado y llevaba una darraa blanca. A su lado había dos mujeres que vestían de negro, me senté e intercambié unas palabras con las mujeres. Una de ellas quiso despertarlo pero le sugerí que no lo hiciera, por nada iba a interrumpir el descanso del poeta y más en el estado en que se encontraba. Por aquellos días la salud del poeta se había deteriorado y me pareció que un rato de descanso era más importante que cualquier duda que yo tenía sobre algunos términos de su poesía, a pesar de que en un encuentro anterior acordamos que pasaría a ver si era posible que me explicara algunas cosas, sumado a que mi egoísmo añorara disfrutar de su grata y siempre enriquecedora compañía.
Me levanté, me despedí de las mujeres y les pedí, que por favor me despidieran del poeta y que le transmitieran mis deseos de una pronta recuperación.
– Y cuál es tu nombre, hijo, preguntó una de las señoras.
– Soy hijo de Beyebuh. Díganle  que vino a verlo Uld Beyebuh.
– No te falta razón, todos somos hijos de Beyebuh, dijo la otra mujer.
Beyebuh ha sido y lo seguirá siendo, el padre de todos los saharauis, desde que decidió dedicar su poesía exclusivamente a la revolución del 20 de mayo y la lucha del pueblo saharaui por su libertad. A lo largo de los últimos cuarenta años de la historia reciente del  pueblo saharaui, el poeta ha estado presente contando a través de su poesía, cual reportero de guerra, todas las batallas y las gestas emprendidas por el Ejército de Liberación Saharaui y sus victorias sobre los ejércitos invasores.
Colaborando con las instituciones de cultura e información del estado saharaui ha plasmado junto a otros poetas las batallas que el joven estado libraba en la arena internacional, a nivel diplomático, político y cultural para dar voz a la causa saharaui por todos los rincones del mundo, su poesía hecha canción fue popularizada por diferentes grupos y cantantes saharauis, donde denunciaba la ocupación, la represión y la constante violación de los derechos de los saharauis en las ciudades ocupadas.
Su poesía  es muy didáctica, aconsejaba, advertía, mostraba e iluminaba el verdadero camino por el que debería transitar el pueblo hacia el objetivo final.
Tenía una memoria prodigiosa, una cabeza llena de cientos de historias, del ayer y de hoy, parte de la memoria del pasado y del presente de los saharauis y aunque en los últimos años tuvo problemas de vista la poesía seguía fluyendo, el manantial de sus versos estaba a rebosar. Con su desaparición física, inevitablemente desaparece parte de nuestra historia, de nuestra mejor y más ardorosa poesía, el hablar pausado y firme, la elocuencia, el talento innato para captar a quien le escucha y el privilegio de haber hecho felices a los saharauis en medio de sus mayores penurias.
Beyebuh, nos ha hecho llorar y reír de emoción, nos ha hecho pensar y analizar nuestra realidad, nos dejó claro que solo con la unidad llegaremos al objetivo final y nos legó su visión, su fuerza y determinación.
En uno de sus últimos poemas, no me atrevo a decir el último porque estoy seguro que siguió creando hasta su muerte, dejó claro que lo que más le dolería cuando le llegara la hora de partir sería la ausencia de los amigos.
“…solo la ausencia de los amigos no la podría soportar”
Se fue Beyebuh, como tantos hombres, mujeres y niños de este pueblo en las zonas ocupadas, en los campamentos de refugiados y en la diáspora y se irán muchos más.
Son muchos años de exilio y espera y el tiempo impasible sigue su curso ajeno a nuestras desgracias, mientras vamos poco a poco, por la libertad, dejándonos la vida.

viernes, febrero 09, 2018

Participación del escritor saharaui Mohamed Salem Abdelfatah Ebnu en el I Encuentro Internacional de Escritores “El Rodezno”, Chile

Del 31 de enero al 4 de febrero de 2018, Curaco de Vélez se convirtió en la capital cultural de Chiloé al celebrarse el Primer Encuentro Internacional de Escritores “EI RODEZNO” con la participación de escritores de Chile, Argentina, Perú, Uruguay, Italia y el Sáhara Occidental.
En las palabras de apertura del evento que se desarrolló en la Escuela Superior Campesina, la escritora Maribel Lacave, organizadora del evento junto con Olga Cárdenas, destacó el significado del encuentro y su compromiso con las causas justas, su solidaridad y su firme apoyo al derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y a la independencia.
El poeta saharaui Mohamed Salem Abdelfatah, presentó una ponencia sobre la cultura saharaui y presentó la antología de poesía saharaui contemporánea “Las voces del viento” con una recopilación de miembros del grupo Generación de la Amistad. En su presentación el poeta destacó la importancia del grupo y su labor para hacer llegar la voz del pueblo saharaui y difundir su lucha a diferentes partes del mundo y realizó la lectura de poemas de algunos de los autores.
El poeta saharaui realizó, junto a otros poetas, una lectura de su poesía en la Biblioteca Municipal de la ciudad de Castro y participó en la asamblea donde se debatió el papel de la poesía y de los poetas en la construcción de un mundo mejor y que concluyó con la elaboración de un manifiesto aprobado por todos los participantes donde se expresa entre otras cosas que las palabras de los escritores estarán al servicio de las causas justas.
El poeta Ebnu tuvo la oportunidad de intercambiar opiniones, hablar sobre la lucha de su pueblo y conocer a un destacado grupo de poetas y escritores de Chiloé y de otras partes de América Latina.
Manifiesto de los escritores reunidos en el I Encuentro Internacional de Escritores “El Rodezno”. Chiloé, Chile, febrero de 2018
En un mundo tan convulsionado como el que nos ha tocado vivir, nuestra voz debe volver a alzarse y posicionarse en favor de una sociedad sin violencia, donde el derecho a la vida sea lo primordial.
Decidimos que nuestras palabras iluminarán la alegría de la infancia y la juventud.                                                                        
Confirmamos que lucharemos decididamente por la paz y no dejaremos que nos sigan destruyendo el planeta.                                                                                          
Expresamos nuestra voluntad de no tolerar que nadie nos arrebate la memoria.
Declaramos que nuestras palabras estarán al servicio de las justas causas de los pueblos oprimidos.
Proclamamos nuestro rechazo a todo lo que atente contra la libertad.
¡Por un mundo con más poesía y menos desamor!


jueves, febrero 08, 2018

Trans-Afrohispanismos Puentes culturales críticos entre África, Latinoamérica y España

La autora de este estudio académico es: Dorothy Odartey-Wellington, Ph.D. (1997), Universidad McGill, es profesora titular de la Universidad de Guelph, Canadá. Es autora de Contemporary Spanish Fiction: Generation X (U of Delaware Press 2008) y de varios trabajos científicos sobre la expresión creativa española y afrohispánica.

Trans-afrohispanismos: puentes culturales críticos entre África, Latinoamérica y España es una aproximación innovadora a los Estudios Afrohispánicos. Destaca las conexiones entre gentes, territorios y medios de expresión en la confluencia de África y el mundo hispánico. Los colaboradores del volumen aportan perspectivas desde sus respectivas especializaciones a reflexiones sobre interacciones transculturales en diversos contextos. Estos incluyen Guinea Ecuatorial, el Sáhara Occidental, España, Marruecos, comunidades de afrodescendientes en América Latina y los espacios transnacionales originados por las tecnologías digitales y la migración. Este libro ofrece una visión más amplia de los Estudios Afrohispánicos. Adicionalmente, sirve de modelo de investigación en un campo cuya seña de identidad es la movilidad de gentes y conocimientos.
Esta nueva obra cuenta con trabajos de varios académicos de distintas disciplinas en la ciencias sociales de diversas universidades norteamericanas y europeas: Joanna Allan, Eduard Arriaga, Antonio Becerra Bolaños, Justo Bolekia Boleká, Julia Borst, Milagros Carazas, Dosinda García-Alvite, Maya García de Vinuesa, Gloria Lara Millán, Alain Lawo-Sukam, Bahia Mahmud Awah, Dorothy Odartey-Wellington, Elisa Rizo, Nayra Pérez Hernández, Juliane Tauchnitz and Kofi Yakpo.
Como coautor de este libro aporto un trabajo de investigación sobre “El mestizaje lingüístico literario entre la lengua hassaniya o hasania y la lengua española hablada en la República del Sahara Occidental”. Hasania es un hibrido lingüístico que integra la lengua senhaya, zenaga; el árabe clásico e influencias de la lengua española por coexistir culturalmente casi un siglo en la identidad  del pueblo del Sahara Occidental.
(…) Geográficamente el Sahara Occidental está divido en dos regiones, Saguia El Hamra o Acequia Roja y Río de Oro. Por el norte limita con Marruecos, al noreste con Argelia, al este y sur con Mauritania y al oeste con el Océano Atlántico y las Islas Canarias. La moneda del país es la peseta saharaui. La configuración social de sus pobladores es de origen árabe afro zenaga[1] con notorias influencias culturales y lingüísticas hispanas debido a un siglo de dominio colonial español. El historiador militar francés Louis Faidherbe detalló la composición social que es embrión de los actuales habitantes autóctonos del Sahara Occidental. Resaltó sus orígenes sociales en las siguientes líneas:
Entre otras invasiones árabes, hubo una muy importante hacia mediados del siglo V de la Hégira. [2] Se componía principalmente de las tribus de Hilal y Soleim. Con ellas se encontraban las tribus Makil, himiarita o del Yemen, y, como consecuencia, no descendiente de Ismael, hijo de Abraham; esta tribu, poco numerosa en el momento de la invasión, se multiplicó más tarde, hasta el punto de convertirse en una de las más poderosas del África occidental. Los makil se dividieron en tres fracciones: los Beni Obeid Allah, los Beni Mansur y los Beni Hassan. Estos últimos, nómadas por excelencia, se extendieron por las arenosas regiones del desierto hasta los lugares donde habitaban los zenagas, debilitados después de la caída del poder almorávide que ellos habían fundado, esto es, en el siglo VII de la Hégira (XIII de nuestra era). Los árabes Beni Hassan o Hassan subyugaron a las tribus bereberes zenagas, las sometieron a tributación y ocuparon su lugar en el dominio sobre las orillas del Senegal. Contra los negros, terminaron la obra de conversión y contención.  (Faidherbe 1877:5)
(…) En definitiva, a través de esta simbiosis social podemos observar el mestizaje lingüístico y cultural en las actuales poblaciones del Sahara Occidental y Mauritania.
Son evidentes las huellas de los países europeos que en el siglo XIX conquistaron el continente africano y establecieron sus colonias durante periodos que oscilan entre un siglo o siglo y medio, en la cultura de los pueblos africanos que fueron colonizados. Heredaron de sus metrópolis un legado tanto lingüístico y cultural, como el sistema político con el que muchos de estos estados constituyeron y asentaron su nueva configuración política social, una vez independizados. Las lenguas de las metrópolis europeas, tras convivir con las nativas africanas, las sustituyeron por completo en algunos casos y en otros coexistieron recíprocamente, produciendo un mestizaje lingüístico cultural, como es el caso del español con la lengua hasania en el Sahara Occidental, o la lengua española en Guinea Ecuatorial con las lenguas nativas como el fang, el bubi, y otras lenguas bantúes.

miércoles, enero 10, 2018

Publicación del libro “La Entidad Política Precolonial Saharaui (en el ideario de la República Saharaui)” de Bahia Mahmud Awah

Domingo 10 de enero se 2018
Se trata de la más reciente obra del escritor y antropólogo Bahia Mahmud Awah, fruto del trabajo de investigación realizado en el marco del Máster de Antropología de Orientación Pública de la Universidad Autónoma de Madrid. Con este libro el autor pretende ofrecer una respuesta a la bibliografía colonial, a la que critica por su omisión de las estructuras políticas precoloniales, en torno a las que estaban organizados los saharauis en el marco de Dawlat Albadia y su consejo Eid Arbain.
Prologa el libro el doctor en antropología Juan Ignacio Robles, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, despejando toda incertidumbre sobre el corpus de la obra con esta afirmación: “La pregunta que se plantea y a la que busca dar respuesta Bahia M. Awah es sugerente, provocativa, compleja, controvertida y necesaria para la fundamentación y legitimación del estado nación que el pueblo saharaui se dio a sí mismo el 27 de febrero de 1976 con la fundación de la República Saharaui Democrática, la RASD: ¿Existió una entidad nacional saharaui, previa a la colonización europea del territorio definida por la conferencia de Berlín de 1884-85?”
Sobre las respuestas  del autor a estos interrogantes el profesor Robles afirma que “Es evidente que la propia pregunta no es inocente. Dudo que haya preguntas y respuestas inocentes en las ciencias sociales y humanas, sobre todo, en el marco de una Antropología de Orientación Pública (AOP), cuya validez está relacionada con la utilidad práctica del conocimiento para los colectivos implicados en su generación”.
El autor de “La Entidad Política Precolonial Saharaui” reflexiona que “como antropólogo conocedor del territorio y educado en sus avatares políticos y sociales me encuentro llamado a esclarecer y responder muchas lagunas de la historia del Sahara Occidental y su pueblo, que el colonizador nunca quiso contar y omitió hasta el año 1975 tras exigirle el Tribuna de La Haya despejar las reivindicaciones marroquíes y mauritanas al territorio saharaui”.
El Sahara Occidental, desde el siglo XVI estuvo representado por la Entidad Política Pantribal Saharaui denominada Dawlat Albadia, un Estado-nación “secular”, que contaba con una estructura ejecutiva denominada Eid Arbain, Mano de los Cuarenta, constituida hacia 1556 y con un territorio delimitado con una geografía bien definido y reconocido por su entorno como Jat Al-Jaof, Línea del Miedo. En palabras del profesor Juan Ignacio Robles “Esta afirmación se apoya, tanto en los escritos de autores autóctonos sabios saharauis como Chej Mohamed Elmami y Mohamed Uld Tolba entre otros, como en la tradición oral sobre la que descansa gran parte de la memoria histórica del pueblo saharaui”.

Se trata de una obra revolucionaria y necesaria, en primer lugar para los propios saharauis en este tiempo posterior a la colonización española, pero en los que aún se sufre la ocupación neocolonial marroquí. También para el mundo académico occidental de las ciencias sociales. No deja de ser una fuente de referencia muy aconsejable para el establishment de la ONU; para Marruecos, el propio contrincante de los saharauis; y sin duda para el excolonizador, que omitió a los saharauis en su imaginario precolonial y reinventó su historia.

domingo, enero 07, 2018

Publicación del poemario “De lo sonoro sale el día. (Poemas de lucha, vida y desconsuelo)” del poeta saharaui Mohamed Ali Ali Salem

El pasado miércoles 27 de diciembre 2017 se  publicó en Mislata (Valencia)  el poemario “De lo sonoro sale el día. (Poemas de lucha, vida y desconsuelo)” de Mohamed Ali Muley Ahamed, más conocido como Mohamed Ali Ali Salem. Se trata de una poesía libre que bebe de la tradición saharaui, legna o poesía en hassania, de la poesía clásica árabe y de la contemporánea y de la poesía española e hispana.
El título del mismo es un verso tomado del poema “Un día sobresale” de “Residencia en la tierra”, el magistral  libro de Pablo Neruda.
El poemario consta de tres secciones o partes  que versan, como indica el subtítulo, sobre la lucha del pueblo saharaui,  la vida con sus amores, desamores, anhelos, fracasos, esperanzas etc.
La última parte son dos elegías dedicados a su hijo de 16 años fallecido, de la noche a la mañana, en circunstancias muy trágicas. Con su muerte desapareció un poeta en ciernes, cuyos poemas algún día verán luz.
Los poemas de “De lo sonoro sale el día” están escritos en su mayoría en los campamentos de refugiados saharauis y en España, con la excepción de alguno escrito en Cuba, como es el caso del primer poema “Aurora de una voluntad”. Cabe destacar que este poema ha sido musicalizado por  Mohamed Embarek Salama del grupo Estrella Polisaria bajo el título “Canto al Sahara”.
------------------
Mi escuela, Paz se llamaba.
Siembran, los agresores, la tierra
-que vida es y esperanza-
de oquedades opacas,   
de estremecedores alaridos
y fúnebres silencios.
Alambradas, minas, radares           
que defienden trincheras y muros.
Muros que separan hermanos,
esposos, amigos, familias.
Muros que defienden catervas invasoras;
Soldaditos que esparcen muerte,
odio y dispersión propagan.
Y mi patria sigue encadenada.
Mi tierra sigue herida.
Diseminada por cercos
y herrumbrosas siembras  de la nada.
Mi casa vacía  de mi vida:
Hoy solo, ahí, anida
la gélida voz de la ausencia.
Y mi escuela Paz se llamaba,
Paz se sigue llamando
pero desde que irrumpieron
las hordas sanguinarias
solo conoce muros, minas,
abandono, guerra, muerte,
silencio, silencio, silencio…
Mientras
un rebelde bramido nuestro
en lomos de esperanza marcha
y con abnegadas manos
de sol a sol
ahí golpea,
de luna a luna
ahí golpea
galopando hacia la vida…
------------------
Reseña biográfica del autor
Mohamed Ali Muley Ahamed – más conocido por Mohamed Alí  Alí Salem, nació en El Aaiún, Sáhara Occidental. Cursa sus estudios primarios y secundarios en su ciudad natal. Estos últimos se ven interrumpidos por la agresión militar perpetrada por las hordas del sanguinario rey de Marruecos, Hassan II al Sáhara Occidental. La invasión marroquí y el abandono de España al Sáhara y a su pueblo, motivan un éxodo masivo que llevaría a los saharauis a tierras argelinas. Reanuda sus estudios matriculándose en humanidades en la universidad Carlos III de Madrid.
Un año antes de éxodo de la población saharaui de 1974, obtiene el 2º premio de poesía en castellano. En los campamentos de refugiados imparte clases de español. Siete años más tarde pasa a la gestión de centros educativos (director de escuela, delegado provincial de educación e inspector docente). En el 2º Congreso de la U.J.SARIO es elegido miembro de su secretariado nacional y jefe de redacción en español de la revista juvenil 10 de Mayo.
Escribe en 1998, “El globo verde”, relato corto editado por la asociación Amigos del Sáhara de Canarias. Participa en la antología de poetas saharauis “También en el desierto crecen flores”. Escribe “El oasis”, monólogo que representa al Sahara occidental en el Festival de Teatro “Tres continentes”, celebrado en Las Palmas de Gran Canarias.
En 1993 se incorpora a la rama diplomática, siendo representante del Frente POLISARIO en Asturias, Cantabria y más tarde en Valencia. Traduce del árabe al español “Confesiones de mujer”, libro de diversos testimonios de mujeres saharauis.
También colabora en el libro “Por una paz justa: veinte años bastan”, publicado por la Asociación de Amigos del Sáhara en Asturias. Prologa el libro “Sáhara en el corazón” de Salvador Pallares. Colabora, también en varios proyectos cinematográficos, como “Los baúles del retorno” de María Miró y “Cuentos de la guerra saharaui” de Pedro Rosado.
Participa con sus poemas en el Dunya Festival de Róterdam (Holanda) en el año 2003.
En 2005 es nombrado Responsable de Cultura Saharaui en España. El mismo año funda junto a los otros poetas que escriben en español el grupo literario Generación de la Amistad.
En 2010 produce el documental “Territorio liberado” del director Santiago Berenguer.
En 2011 traduce al castellano “Viaje al corazón de Martí” de Jadiya Hamdi.
En 2012 es nombrado Responsable de asuntos políticos y culturales en  la Delegación Saharaui para España.
Nombrado en 2017 Consejero de la Embajada de la RASD en Cuba. En diciembre de ese año publica su poemario “De lo sonoro sale el día” en Mislata (Valencia).

jueves, diciembre 28, 2017

La poeta saharaui Zahra Hasnaui, entre los autores africanos destacados en África no es un país (El País)

Una gran noticia para la familia saharaui. El poemario “El silencio de las nubes” de Zahra Hasnaui (Arma Poética) es uno de los libros de literatura africana de 2017 destacados por Sonia Fernández Quincoces de LitERaFRicAs en el blog África no es un país de El País.  
Entre los 10 libros reseñados por Sonia en el artículo “Los 10 libros africanos más destacados” se encuentran La lucha por las libertades culturales de Ngugi wa Thiong´o; La huelga de los mendigos de Aminata Sow Fall; Tranvía 83 de Fiston Mwanza Mujila; Canción Dulce de Leila Slimani; Ellas [también] cuentan, antología de Federico Vivanco o Prohibido nacer. Memorias de racismo, rabia y risa de Trevor Noah y editoriales como Wanafrica, Blackie Books, Cabaret Voltaire, Siruela o Pepitas de Calabaza.
Publicaciones, adioses, efemérides, aniversarios, novedades y adelantos son recogidos por Sonia Fernández Quincoces, licenciada en Derecho y estudiosa de la literatura africana. Su blog LitERaFRicAs, un lugar donde los escritores/as africanas tiene “la voz y la palabra”, es uno de los más destacados sitios en español sobre literatura africana. Sonia realiza un extraordinario trabajo de recopilación, difusión, información y reseña de las llamadas “Literaturas Africanas”. LitERaFRicAs ha recogido en diferentes ocasiones trabajos de los escritores saharauis, dentro de su labor con las Literaturas de los países que componen el continente africano, entre ellos, la República Saharaui.
El poemario “El silencio de las nubes” es el primer libro en solitario de la poeta Zahra Hasnaui, miembro de la Generación de la Amistad Saharaui. Editado por Arma Poética en el verano de 2017, el libro de Zahra “nos brinda unos poemas de extraordinaria sensibilidad en castellano, porque aunque su lengua materna sea el hasania, nos hace disfrutar de esta obra sin intermediarios”. 

martes, diciembre 05, 2017

Presentación del poemario de Bachir Ahmed “Donde siguen los errantes”



El pasado 30 de noviembre el escritor saharaui Bachir Ahmed Aomar  presentaba su primer libro en solitario “Donde siguen los errantes”. Un poemario de cincuenta poemas, con prólogo del escritor Helio Ayala, donde hace un recorrido variado y rico de sus experiencias de vida. De la mano de la escritora canaria María Jesús Alvarado, Bachir presentaba su libro en la Casa Museo Domingo Rivero de Las Palmas de Gran Canaria.
La primera parte abarca treinta poemas de visiones por las calles de las ciudades que él ve y sueña. Desde una realidad que existe y se oculta, el poeta nos muestra la oscuridad del mundo rico, de las miradas que no ven, de las sombras que caminan sin sentimientos. Un mundo que le duele al poeta, no acepta y mira con dolor.
En la segunda parte, veinte textos que hablan del desierto, el poeta que es también beduino, nos versifica un acrisolado mural de la vida en las arenas de los campamentos saharauis, lugar donde el poeta encuentra su esencia y realidad.
Este poemario es la mirada del poeta desde las dos orillas, la que le vio nacer y la que le ve esperar. Un recorrido vital entre las rutas que dejan las estrellas junto al viento en la arena del desierto, y las calles que recorre desorientado y perdido. Dos mundos, dos verdades que forjan la vida.
La poesía de Bachir Ahmed se defiende sola. Él nos abre a su mundo de dunas, de jaima, de té esperando el encuentro con la palabra, el recuerdo, los niños y los muertos, un armario de restos, que quizá mañana sean las huellas de un grito de libertad.
BACHIR AHMED AOMAR.
Tuineje (Fuerteventura) 1954.
Licenciado en Ciencias Económicas y Máster en Relaciones Internacionales.
Activista de la causa saharaui, que le ha llevado a desempeñar diferentes cargos de responsabilidad en el área de las relaciones exteriores del gobierno de la República Saharaui.
Escribe  poesía y narrativa.
Ha sido antologado en diferentes obras de poesía saharaui en castellano.
Participa en el “Mundial poético Montevideo 2013” y el “Festival Mundial de Poesía 2014”
Realiza el programa radiofónico “Sahara desde Canarias” en radio Guiniguada.


domingo, diciembre 03, 2017

Este adiós que nos saluda, poema de Mohamed Ali Ali Salem

“Leyendo este poema me lleva a un epitafio de amor con dos sujetos condenados a confinarse separados en distintos océanos y continentes, porque nunca podrán vivir este intenso amor indefinidamente. Es la sensación que me resulta de este poema del poeta y escritor Mohamed Ali Ali Salem. La poesía y su autor tienen sus momentos de misterios en el verbo”. Bahia MH Awah
Este adiós que nos saluda
[A Glenda Velázquez y Lamin]
Este innavegable mar
con un cielo sin estrellas.
Este pírrico encuentro
de sendas que se separan.
Esta encendida antorcha
con cenizas de la nada.
Esta querencia condenada
a una libertad enjaulada.
Esta punzante insistencia
como clavos de alfaquír.
Esta espera con amnesia
que se olvida de sí misma.
Esta ven que no llega
este adiós que no viene.
Estas bocas que dicen
lo que los oídos no oyen.
Este destino que no existe
en el callejero de La Habana.
Estas huellas que las borra
una vidriosa ventisca.
Este alba que es lava
del volcán que se avecina.
Este dolor que te aflige,
esta herida que me duele.
Estos rescoldos de incendio
con leña congelada.
Estas velas emprendidas
en las olas del Malecón.
Estas devastadas miradas
de los condenados a irse.
Este ineludible adiós
que sabe a tuera y hiel.
Estos restos sin mortaja
en el jardín del edén.
Estos mágicos encuentros
con prefijo de negación.
Este crepuscular amanecer
que tenebrosas noches cuida.
Este largo lamento
como los pinos de tu isla.
Este naufragio, esta derrota,
este adiós que nos saluda.
Estos elegiacos versos
que lloran un espejismo.
Este burlado epitalamio
con epitafio en las pupilas.
Esta cruda certeza,
esta amarga verdad.
de estos últimos versos
que me dicta tu corazón.

Habana 7 de noviembre de 2017

domingo, noviembre 26, 2017

La poeta saharaui Zahra Hasnaui participa en el libro solidario “Discípulas de Gea”

Fuente: Página de "Discípulas de Gea" en Verkami
La poeta saharaui Zahra Hasnaui participa con dos poemas en el libro "Discípulas de Gea", un libro editado mediante crowdfunding y cuyos beneficios irán destinados al programa Trata y explotación sexual de la asociación Guada Acoge.
“En ausencia de la responsabilidad gubernamental, muchas mujeres dependen de la buena voluntad de la ciudadanía para paliar en algo sus precarias situaciones. Unas cuantas nos hemos reunido para sacar un libro en apoyo de algunas en Guadalajara”, dicen las autoras del libro.
El libro —108 páginas con poesía, relato e ilustración— reúne a 36 autoras de diferentes generaciones. El feminismo siempre ha utilizado la literatura para expresarse, aun antes de que existiera el propio concepto y ha permanecido a pesar de que se nos ha silenciado, y se nos sigue silenciando», dice nuestra compañera. «Como decía Alejandra Pizarnik: ‘Soy mujer. Y un entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y tierno corazón guerrero‘. Gracias a las que fueron, hoy somos». Además de la reivindicación necesaria, esta iniciativa tiene un trasfondo solidario: El 40 por ciento de las ventas irá destinado al programa ‘Trata y explotación sexual’ de la asociación Guada Acoge.
En septiembre de 2016, la editorial Inventa propone la publicación del libro Discípulas de Gea, un proyecto colectivo de mujeres para expresarse a través del arte; por un mundo libre, justo e igualitario. La respuesta nunca ha dejado de crecer, reuniendo a 36 autoras de diferentes generaciones.
Las autoras
Ainhoa Ramos, Almudena Santón, Ana Gonzalez, Ángela Carrasco, Beatrice Pizzi , Beatriz Sancho, Belén Morata, Belén Paredes, Estrella Ortiz, Eva Herrero, Fernanda Staude, Inma Haro, Isabel Tallos, Janire Bermejo, Lara Alonso, Laura Riñón, Laura Virumbrales, Lucía Moreno, Mª Ángeles del Saz, María Martín, Maite Cabrerizo,Marta Marco, Mirian Goepfert, Mercé López, Natalia Romay, Patricia Herráiz, Pilar Cámara, Pilar V. de Foronda, Pimpilipausa, Raquel Pérez, Rosa Mª Funes, Zahra El Hasnaoui

sábado, octubre 14, 2017

El silencio de las nubes o el fragor de la libertad. De Zahra Hasanui, Arma Poética


Es «una suerte» que el pueblo saharaui, tan maltratado en demasiados aspectos, recibiera el don de la palabra en español. Del mismo modo que esa lengua común nos permite escuchar las voces del otro lado del Atlántico, contactar con sus culturas antiguas y esa realidad maravillosa que los hace contar de un modo tan rico y diferente y enriquece nuestra visión (a veces provinciana o al menos demasiado occidental) del mundo, podemos conocer esta otra realidad olvidada sin necesidad de intermediarios. Así, entre El silencio de las nubes y a través de la palabra de Zahra El Hasmaoui Ahmed (El Aaiún, 1964), sabemos del exilio (del «enigma del exilio», «de los muchos exilios», del deseo de «espantar el exilio»; una palabra que, obviamente, se repite), de la extrañeza, de la amarga conmoción de sentirse por siempre nómadas o simplemente inexistentes. De mantener una «sed longeva» que quizás, en algunos aspectos, solo la poesía pueda paliar.
Con la delicadeza de las flores y la sal como continuos referentes, junto a los colores del recuerdo y sonoras palabras hasaníes que nombran en un prístino acto creativo la especial naturaleza de su tierra (qué hermosos los versos que cierran el poema «Los pozos de la vida»: «El desierto, / donde la fagonia hospitalaria / abre su flor al peregrino vespertino, / donde la arena se convierte en humo / y la montaña en tambor»), nos deslizamos por este libro con una extraña sensación mezcla de ternura y desengaño.
El silencio de las nubes no es en absoluto un grito de libertad mudo, sino directo, que nos habla con esperanza, a veces afirmando («No pudo morder / la mentira / la geografía inmensa / de tus alas blancas»), otras acusando («De vez en cuando, culpables somos todos»), pero siempre regalando versos tocados por la luz como estos: «En la plaza / resuena la alegría, / la mano de una niña / deja caer la / entrada de un cine de dunas / para asirse a la barandilla / de la inocencia y las gacelas». Nos cuenta de tradiciones y objetos queridos, como el «tagrauen» y el «hayrit guiyim»; de un muro que «serpentea siseante / su cicatriz por la tierra». Se pregunta quién es, quién fue, qué les queda, qué vendrá. Corrobora las palabras del prólogo de Antonia Pons Valldosera («No todos los rebeldes son poetas pero sí que todos los poetas han de ser, forzosamente, rebeldes») cuando confirma «nada puede domar / las voces que rozan el alma».
Porque la poesía con mayúsculas tiene esa función. No acariciar los sentidos (o no exclusivamente), sino agitarnos las entrañas con una construcción llevada también por la razón «donde el poema no sea azar». Zahra El Hasnaoui decide sentir, convertirse en raíz, levantarse sobre palabras equilibradas y versos generalmente concisos y contundentes como las rosas crecidas en el desierto. Su obra poética, junto a la de otros componentes de la Generación de la Amistad, es lucha y reivindicación y compromiso con su tierra traicionada, es comunicación y entendimiento (léase «Julio 2014. Diálogo entre un niño palestino y un saharaui», que «Juntos se sentaron / a beber en la fuente del olvido»); pero también luz y mar y respuesta.
Y no solo como poeta, sino como mujer, siente esa responsabilidad (incluso dedica un poema a la princesa omeya «Wallada Almustakfi», ejemplo de elevación por la cultura) de recuperar «la voz, / el viento y las flores», de representar a todos (léase al respecto el poema «Radio Rabuni», «donde la palabra / es sólo ella. / Y al mismo tiempo, / muchos, y nosotros, / y nuestros sueños».), de rendir homenaje a quienes sobrevivieron «la inmensidad de la desesperanza», de superar el destierro y recuperar lo que le corresponde.
Quizás por ello me vea casi obligada a terminar mis palabras con estos versos que deberían ser premonición pero por ahora, desgraciadamente, solo quedan en deseo:
«Volveré,
envuelta en mantos
de estrellas roja,
a sanar las
aguas amargas.
A morir y renacer
en las entrañas atlánticas».
Zahra El Hasnaoui Ahmed (El Aaiún, 1964), integrante de la Generación de la Amistad, ha participado en antologías poéticas como Um Draiga Aaiun, gritando lo que se siente, Las voces del viento, La primavera saharaui; en las ediciones bilingües Thrty-One y Generación de la Amistad, poésie sahraouie contemporaine; y en antologías de relatos cortos como La fuente de Saguia y El Quijote saharaui. Su obra poética se caracteriza por su identificación con los ciudadanos saharauis y su lucha por la independencia. Gran parte de su creación literaria se centra en la mujer.